Paul Gannay

Promotor legendario

Francés de pura cepa, este doctor en Derecho se incorporó en 1906 a Banque de l’Indochine al terminar sus estudios. Tras un comienzo modesto, su carrera enseguida evolucionó hacia  los puestos más elevados. En efecto, desempeñó, entre otros, los cargos de Director de la oficina de Saigón en 1920 y, años después, en 1926, sería nombrado Inspector General del Banco. Así controlaría el conjunto de los establecimientos de la red y mantendría relaciones con las más altas autoridades locales.

 
Un rol decisivo para el territorio y para el Banco

Gracias a su talento, intervendrá activamente en el desarrollo económico de la colonia, siendo igualmente el delegado de Cruz Roja en Indochina. En los años 30, desempeña un papel decisivo al servicio de la economía indochina, a punto de colapsar como consecuencia de la crisis. Más tarde, su acción permitiría al Banco salvaguardar su independencia tanto cuando Japón invadió el territorio, como durante la guerra de Indochina. 

 
Sencillez, talento y originalidad, una leyenda en la Entidad

Paul Gannay ha permanecido igualmente en la memoria colectiva del grupo por el carácter único de su personalidad. A pesar de su elevada posición en la sociedad de Saigón, en realidad llevó una vida sencilla, vistiendo generalmente pantalones cortos y calzando sandalias… pero con una pantera negra.

Volver arriba